Sufijo

Sufijo

El sufijo es una partícula lingüística conocida como morfema que se agrega después de una palabra para modificar el sentido o significado. Forman parte de los afijos o secuencias gramaticales que se emplean para formar nuevas palabras derivadas a partir de las primitivas con el fin de extender una familia léxica.

Por lo general, son elementos gramaticales que carecen de significado propio fuera del término, por lo que no pueden formar palabras de manera individual. Por el contrario, al unirse a un vocablo, le dan un nuevo sentido, intensidad o modificación. Debido a su versatilidad, tienen la capacidad de cambiar un sustantivo en adjetivo y este en verbo.

Se estima que un 80 % de las lenguas humanas emplean la sufijación para la creación de nuevas palabras, por lo que todo el mundo los usa.

Clasificación, tipos y ejemplos

Los sufijos se caracterizan principalmente por colocarse después del lexema o palabra, por ser tónicos y por afectar la condición gramatical de una palabra. Además, tienen la capacidad de modificar el género en sustantivos. Se clasifican en función de la categoría de palabra resultante dentro de los cuales se pueden conseguir:

Clasificación

Sufijos Sustantivos

Se refiere a aquellos que se le añaden a un verbo dándole una acción o denota un efecto de ese verbo. Un ejemplo de ello es:

  • Ción. Se les incorpora a verbos que terminan en ar, er, ir. El resultado es grabar: grabación, distribuir: distribución, combinar: combinación.
  • Miento. Se incluyen en verbos, como por ejemplo, crecer: crecimiento, casar: casamiento.
  • Ión. Se emplea en verbos para cambiar el sentido. Por ejemplo, expresar: expresión, reunir: reunión.

Sufijos apreciativos

Hace referencia a aquellos sufijos que, al unirse a la raíz de la palabra, no la cambian, pero le agregan un nuevo matiz. En ocasiones se emplea para denotar la forma en cómo se aprecia cierto elemento. En esta categoría se pueden mencionar los siguientes:

  • Diminutivos: Son aquellos que denotan una expresión de pequeñez o escasez. Por ejemplo, María tiene un jardincito, le hice un favorcito, la casa es pequeñita.
  • Aumentativo: Hace referencia a aquellos sufijos que incrementan el significado de la raíz de la palabra, haciendo sonar más fuerte o grande. Por ejemplo, la camisa de Juan es grandota, la casota de la esquina es bonita, ese muchachote.
  • Peyorativo: Se emplean para derivar una palabra de otra, por lo general, con un tono despectivo. Por ejemplo, no me gusta esa casucha, ella es una mujerzuela.

Sufijos flexivos

Se trata de aquellos sufijos que se encuentran dentro de la palabra, después de la raíz, y no cambian la categoría de la palabra, pero sí se modifica el matiz. Se emplean para describir un rol lo mejor posible. En esta sección lingüística se pueden encontrar los siguientes:

  • De género: Se refiere a aquellos que modifican la terminación de la palabra para indicar a qué género pertenece. Por lo general, se usa la a para femenino, la o para masculino y en ocasiones la e. Ejemplo: hermano, hermana, maestro, maestra.
  • De número: Hace referencia a la cantidad, si es singular o plural. Por ejemplo, los maestros, hermanos, bellas.
  • Verbal: Los sufijos flexivos verbales están relacionados con los verbos y se ajustan a la acción que se desea describir. En esta categoría se pueden conseguir de persona verbal (por ejemplo amos, amas, amamos), de modo, tiempo y aspecto (ejemplo enseña, enseñará, enseñaba). Los impersonales, por ejemplo, infinitivo amar, gerundio amando y participio amado.

Sufijos derivativos

Son aquellos sufijos que siguen a la raíz de la palabra a un sufijo para formar una nueva e incluso modificar la raíz gramatical aportando un nuevo sentido. Entra dentro de un proceso de derivación empleando las siguientes categorías:

  • Adjetival: Hace referencia a aquellos que pueden construir adjetivos a partir de otras palabras. Por ejemplo, de amarillo se deriva amarillento, de realizar se forma realizable.
  • Adverbial: Los sufijos derivativos adverbiales son aquellos que permiten construir adverbios. Por ejemplo, sistemáticamente, descaradamente, actualmente.
  • Nominal: Se refiere a los sufijos que permiten construir sustantivos a partir de una palabra. Por ejemplo: conducir se transforma en conducción, humilde en humildad, postergar en postergación.
  • Verbal: Se refiere a los sufijos que permiten construir verbos. Por ejemplo, de broma se construye bromear, de tonto viene tontear.

Otros ejemplos de sufijos

Dentro de los sufijos también se pueden encontrar partículas lingüísticas que otorgan significado. Un ejemplo de los más relevantes se enlistan de la siguiente manera:

  • Gentilicio: colombiano, francés, americano, saudí, africano, toledano, entre otros.
  • Profesión: ingeniero, panadero, carpintero, enfermero, entre otros.
  • Lugar: condado, palomar, limonar, cañaveral, embarcadero.
  • Agrupación: osamenta, profesorado, hormiguero.
  • En medicina: gastritis, meningitis, donde “itis” denota inflamación. Para tumoración se emplea el sufijo “oma”, por ejemplo, linfoma, papiloma, hematoma, entre otros.
  • Semejanza: sebáceo, grisáceo, violáceo.
  • Acción: mordedura, homicidio, frescura.
  • Utensilios: cenicero, llavero, perchero, degolladero.

Usos

Los sufijos se emplean para dar una intensidad o reducción de fuerza a determinada palabra, de tal manera que en ocasiones se logra modificar el significado inicial. Gracias a ello, se enriquece el vocabulario logrando una mejor comprensión de la lengua.

Según su significado logran denotar dolor, admiración o desprecio, lo que le da a la comunicación un enfoque más empático. Gracias a ellos, se mantiene una lengua viva.

Diferencias entre sufijos y prefijos

La parte opuesta a los sufijos son los prefijos y, aunque ambos son elementos gramaticales de importancia, su diferencia más destacada es la parte de la palabra donde se encuentran. Los prefijos se ubican en la parte anterior a la raíz de la palabra, por ejemplo bipolar, y los sufijos en la parte posterior, por ejemplo sutilmente.

Diferencias

Además, los prefijos tienen mayor significado, por lo que pueden funcionar como una palabra, por ejemplo, ex para referirse a algo que ya no es. Los sufijos poseen sentido gramatical solo cuando se les añade a la palabra raíz.

Referencias

  • Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Sufijo
  • Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Afijo
Subir