Seres vivos

Los seres vivos son organismos que se caracterizan por una compleja organización molecular, y al mismo tiempo, por el desarrollo de múltiples comunicaciones, tanto internas (dentro de sus propias estructuras anatómicas) como externas (con el medio y otros seres vivos con los que se relacionan).

Los seres vivos contemplan todo lo que es la biodiversidad, que es tan antigua como la vida en la Tierra. Estos seres también se denominan organismos porque están formados por una estructura biológica con un orden determinado, y porque son capaces de contribuir a la vida de la especie a la que pertenecen ejerciendo tareas específicas.

Características

Características de los seres vivos

Las diferentes e interesantes características de los seres vivos descritos a continuación, son el resultado de millones de años de evolución biológica.

Organización celular, homeostasis y estructura anatómica

Si se utiliza un microscopio para comprender la organización y estructura de los seres vivos con gran detalle, la imagen mostraría que las células llenan todos los rincones. Se considera que estos diminutos organismos son la parte más pequeña de la compleja estructura de los seres vivos.

Sin embargo, a pesar de su tamaño microscópico, las células son realmente complejas y constituyen el primer eslabón en los niveles de organización de los seres vivos.

Desarrollo, crecimiento y muerte

Cada ser vivo contiene en su material genético toda la información necesaria para desarrollarse y crecer con la adquisición de la energía y la materia en disponible en el medio ambiente.

Dado que la muerte es solo un proceso natural entre las características de los seres vivos, la vida de todos los seres vivos está biológicamente destinada a terminar en algún momento.

Interacción con el medio ambiente

Para asegurar su supervivencia, además de cumplir con sus funciones vitales, los seres vivos deben interactuar con el entorno que los rodea. Así, son capaces de responder a diferentes estímulos (químicos y sensoriales), gracias al desarrollo de órganos específicos o simplemente gracias a células encargadas de emitir y recibir señales del entorno y otros organismos.

Evolución y adaptación

Desde su nacimiento, los seres vivos cumplen distintas etapas que garantizan, no solo su permanencia como especie en la Tierra, sino también su evolución.

En la naturaleza, nada sucede al azar, todo tiene sentido. Las características de los seres vivos constituyen, por tanto, una verdadera herramienta de supervivencia para que los diversos organismos y elementos de la naturaleza se mantengan en equilibrio y cumplan sus funciones biológicas. Así, gracias a las características que definen a los seres vivos, su adaptación al medio en el que viven se vuelve lógica y eficiente.

Clasificación

 

La Taxonomía es la ciencia que estudia la clasificación de los seres vivos en diferentes categorías, según reglas estrictas que tienen en cuenta características físicas y genéticas.

En la antigüedad, los seres vivos se clasificaban en 2 categorías: animales y plantas. Hoy, esta clasificación ha evolucionado y ahora hay 5 categorías llamadas reinos de la naturaleza.

Cada reinado se divide en categorías, que a su vez se dividen en otras categorías y así sucesivamente. En total, hay 7 niveles de subdivisiones llamadas taxones. Estos taxones son, desde los más genéricos hasta los más específicos, el reino, el filo, la clase, el orden, la familia, el género y especies. Los 5 reinos de la naturaleza son:

  • Reino Vegetal: organismos multicelulares y cuenta con alrededor de 300.000 especies.
  • Reino Monera: organismos unicelulares, cuenta con alrededor de 3.000 especies.
  • Reino animal: organismos multicelulares. Tiene alrededor de 1.200.000 especies.
  • Reino fungí: la mayoría de organismos multicelulares, e incluye organismos unicelulares entre hongos, moho y levaduras. Cuenta con cerca de 150.000 especies.
  • Reino protoctista: Organismos unicelulares. Presencia de un núcleo y otros orgánulos. Cuenta con alrededor de 31.000 especies.

Ciclo de vida

 

El ciclo de vida de un ser vivo integra todos los eventos y procesos biológicos que ocurren durante el desarrollo de las poblaciones de un organismo vivo, desde su creación hasta su muerte. El ciclo de vida integra: nacimiento, crecimiento, alimentación, reproducción y muerte. Los siguientes son ejemplos del ciclo de vida de distintos organismos.

Ciclo de vida de un insecto

Durante la vida de un insecto, se suceden varias etapas:

  • Un huevo eclosiona y da a luz una larva.
  • La larva crece antes de metamorfosearse en un adulto capaz de reproducirse.
  • El acoplamiento permite la formación de nuevos huevos por contacto entre un elemento masculino (espermatozoides) con un elemento femenino (huevo).
  • En muchas especies, el insecto adulto no sobrevive al invierno.

Ciclo de vida de una planta con flores

Las plantas tienen una vida útil muy variable: menos de un año para la amapola (planta anual) y alrededor de 50 años para un manzano (perenne).

  • La germinación de una semilla es la primera etapa del ciclo de vida.
  • Cuando las condiciones físicas son favorables (por ejemplo, temperatura, humedad), la plántula joven utiliza las reservas de nutrientes contenidas en la semilla (cotiledón) para desarrollarse.
  • Con la aparición de las primeras hojas, la planta se vuelve capaz de alimentarse, pero aún no es capaz de reproducirse.
  • La floración permite que la planta se reproduzca: las flores son los órganos reproductores y el elemento masculino (el polen) es transportado por el viento o los insectos hacia el elemento femenino (el óvulo, ubicado en el pistilo de la flor), lo que se conoce como el proceso de polinización.
  • Los descendientes se difunden: después de la polinización, el huevo se convierte en una semilla que contiene una planta embrionaria, el pistilo se convierte en una fruta.
  • La semilla así formada es transportada lejos de la planta madre (por ejemplo, por animales), lo que se conoce como diseminación.

Ciclo de vida de un ser humano

Durante la vida de un ser humano se suceden varias etapas:

  • Antes del nacimiento, el feto se desarrolla en el útero a partir de un primer óvulo.
  • Al nacer, todos los órganos son funcionales excepto los órganos reproductivos.
  • El cuerpo cambia en la pubertad y se vuelve capaz de reproducirse: es el paso de la niñez a la edad adulta que dura unos años.
  • La concepción de un nuevo hijo requiere el encuentro de un elemento femenino (el óvulo de la madre) y un elemento masculino (el esperma de un padre) durante las relaciones sexuales.
  • Todos los seres humanos envejecen y luego mueren.

Funciones vitales

Para que los individuos puedan llevar a cabo sus demás funciones vitales, luego de la reproducción de sus padres y la posterior creación de nuevos organismos vivos, seguirán marcados patrones de desarrollo y crecimiento mediante la nutrición, la respiración y la reproducción.

Nutrición y metabolismo

A través de los alimentos, los seres vivos realizan parte de sus funciones vitales, porque sin alimentos no es posible crecer y desarrollarse. Para ello, muchos tipos de alimentos, ya sea en organismos autótrofos (que producen su propio alimento, como las plantas) o heterótrofos (que dependen de otros seres vivos para alimentarse, como los animales) permiten a los organismos vivos adquirir los nutrientes que necesitan para desarrollar sus tejidos y órganos, que aportan energía a las células que los componen. A partir de estas células, una asombrosa maquinaria enzimática se encarga de transformar y transportar productos energéticos útiles y vitales a las diferentes partes del organismo.

Respiración

Otra función vital de todos los seres vivos es la respiración. A través de la esta, los organismos son capaces de capturar gases de diferentes medios físicos (atmósfera y agua), con el objetivo final de incorporar determinadas moléculas químicas a sus células, tejidos y órganos.

La gran diversidad de seres vivos que existen en el planeta está directamente relacionada con la diversidad de los tipos de órganos respiratorios que existen, como las branquias de los peces, los pulmones de los mamíferos, la tráquea de los insectos, los poros de la piel de los anfibios o los estomas de las plantas.

Reproducción y herencia genética

La reproducción es posiblemente una de las características más llamativas e importantes de los seres vivos. Es vital para la supervivencia de las múltiples especies de seres vivos que habitan la Tierra, ya que, gracias a ella, cada organismo vivo es capaz de multiplicar el número de individuos existentes y así crear nuevas generaciones, al tiempo que transmite su información genética (herencia).

Composición química

Es posible definir la composición biológica de los seres vivos, ya que cada uno de ellos está compuesto por cuatro bioelementos muy abundantes en la naturaleza, a saber:

  • Carbón.
  • Hidrógeno.
  • Oxígeno.
  • Nitrógeno.
Subir