Masa de aire

qué es la masa de aire

Una masa de aire es un volumen de aire que se define por sus propiedades físicas en lo relacionado con la temperatura y contenido de vapor de agua. Es un cuerpo con condiciones meteorológicas uniformes tales como temperatura, humedad y nubes de forma similar.

Se trata de cientos o miles de kilómetros cúbicos que pueden extenderse hacia la atmósfera. Está definida por el área de donde se originan y se les puede conocer como región fuente o madre. En ocasiones, se producen sobre los continentes y océanos, adquiriendo las propiedades de las regiones que tiene debajo.

Este concepto fue desarrollado por un grupo de científicos de la Escuela de Bergen, dirigidos por Vilhelm Bjerknes. Gracias a sus avances en meteorología, hicieron importantes aportes en la técnica de la predicción del clima.

Características

El principal aspecto que caracteriza a una masa de aire es la homogeneidad en las propiedades físicas, lo que garantiza uniformidad en los parámetros que lo componen. Se pueden originar en la superficie terrestre o acuática, llevando sus propiedades a otros lados, alterando estas regiones.

Sin embargo, la uniformidad no es total debido a que puede extenderse a través de 20º de latitud o más y cubrir miles de kilómetros cuadrados, por lo que se esperan diferencias en la humedad y en la temperatura.

Además, se puede decir que una masa de aire puede perder estabilidad cuando abandona su región fuente. Esto implica cambios en la vertical, humedad y temperatura.

Por ejemplo, si pasa por un área caliente absorbe calor y genera lluvias, chubascos, tormentas o granizo. Si por el contrario, pasa por regiones frías la masa de aire libera calor y produce niebla o neblina.

Posee una extensión lateral que abarca centenares de kilómetros cuadrados y se separa de una con otra por la presencia de un frente. Debido a su tamaño, las masas de aire son persistentes por lo que generan regiones manantiales, las cuales poseen gran tamaño, así como propiedades de humedad y temperatura uniformes.

Clasificación de las masas de aire

Existen distintas formas de clasificación de una masa de aire, pero la de Bergeron es la más aceptada. Según la temperatura, es posible encontrar polar (P), ártica (A), tropical (T) y ecuatorial (E), cada una identificada con una letra. Según la humedad, se clasifican en marítimas (m) y continentales (c).

Clasificación

En función de la circulación atmosférica y la posición de las distintas corrientes, se pueden conseguir los siguientes tipos de masas de aire:

  • Aire ártico: Hace referencia a aquella ubicada en el círculo polar, sobre un suelo cubierto de nieve, hielo y muy uniforme, por lo que no hay manantiales marítimos.
  • Polar continental: Con características similares a las anteriores, pero con temperaturas más elevadas, entre los -35 y -20 ºC y una humedad  entre 0,2 y 0,6 g/kg.
  • Polar marítimo: Es una masa de aire que se forma sobre los océanos por encima de los 55º de latitud. Al pasar por el agua, esta adquiere la temperatura de la misma, por lo que es menos estable que el aire polar continental.
  • Tropical continental: Son las que se encuentran sobre los continentes en zonas anticiclónicas semipermanentes desérticas y son las que se forman sobre tierras tropicales secas en un período de tiempo extenso.
  • Tropical marítimo: Es la que se produce sobre masas extensas de agua cálida, como las del Caribe y, que debido a su temperatura, causa evaporación.
  • Ecuatorial marítima: Hace referencia a masas de aire cálido de aproximadamente 27 ºC y una elevada humedad, más de 20 g/kg.

A esta clasificación se les pueden sumar la Ártica marítima o Ecuatorial continental que, aunque sí se forman, son muy raras.

Desplazamiento y modificación

La mayoría de las masas de aire se establecen en las regiones tropicales o en las áreas polares. Se forman sobre los continentes, siendo secas, y sobre los océanos, siendo húmedas. El desplazamiento es causado por el viento y las corrientes en chorros que las empujan.

Por lo general, las masas de aire frío se desplazan hacia el ecuador y las de aire cálido hacia los polos. Estas se mueven en diagonal, en la misma dirección que soplan los vientos globales, por lo que tienden a modificarse.

Desplazamiento y modificación

La modificación de una masa de aire viene dado por el flujo de la vegetación, el bosque e incluso el calor de las aguas subyacentes. La suma o resta de humedad, los movimientos verticales, entre otros factores, todos actúan para producir cambios.

Cuando la masa de aire se detiene varios días o semanas en una región, adquiere características de esa zona. Por ejemplo, si el aire es más fresco que el de la superficie, se calienta al contacto y el calor se traslada hacia arriba a varios kilómetros de espesor.

De la misma manera, el aire que se ubica sobre el océano se vuelve paulatinamente más húmedo. De esta manera, la temperatura y la humedad del aire tienden a ponerse en equilibrio con las superficies subyacentes hasta un determinado punto.

Frentes meteorológicos

Al hablar de masa de aire, es necesario tener en cuenta los frentes meteorológicos, pues hace referencia a la transición de dos masas de aire, donde el gradiente térmico horizontal es mayor. Son los causantes de los mayores fenómenos naturales atmosféricos.

Pueden ser frentes fríos con un clima severo y estar precedidos por zonas de tormenta o líneas secas. En este caso, la masa de aire fría, que es más densa, desplaza la masa de aire cálida.

También, puede ser frentes cálidos, que es cuando el aire caliente desplaza al aire frío. Por lo general, son más lentos que los frentes fríos y están precedidos por precipitaciones o niebla. El frente estacionario es una zona frontal quieta y se observa con más frecuencia en mar abierto.

Fuentes

Subir