Branding

Branding

El branding es un anglicismo para referirse a la gestión de marca. Está formado por un conjunto de acciones, valores y estrategias de posicionamiento que busca establecer conexiones consciente e inconsciente en el público. Su objetivo es crear sensaciones para conquistar la mente y el corazón del consumidor.

Se trata de una acción que va más allá del marketing, ya que busca crear en el usuario una imagen positiva en función del contexto económico, social y cultural. De allí que resulte indispensable en cualquier empresa, debido a que se crea una experiencia de uso mejorada que es clave para el éxito.

Viene del vocablo en inglés “Brand equity” que significa “valor de marca” y su historia se remonta al año 2000 a.C donde se marcaban las reses de manera física. Después, los artesanos, las farmacéuticas, las imprentas y todo empezó a ser marcado. Sin embargo, en los años 90 se empezó a apelar a los sentimientos, pues no se venden productos, sino una marca.

Tipos y ejemplos

El branding está conformado por varios elementos e incorpora todo lo relativo al valor de una empresa, desde sus activos hasta su gente y cultura. Debido a que cuenta con esa estructura, surgen diversos tipos, de los cuales conviene mencionar:

Branding corporativo

Quizás es el más escuchado debido a que es el que se aplica en las empresas para dar a conocer una marca. Engloba todo lo relacionado al dar a conocer la marca, atraer clientes y construir una imagen en la mente y corazón de la audiencia. Para ello, se vale de un tono conversacional en la publicidad, de identidad, valor y reputación.

Branding corporativo

Son muchos los ejemplos que se pueden mencionar en esta categoría. Uno de los más destacados es Nike, una marca reconocida por dar valor a los atletas a través de productos y plataformas. También, se puede mencionar a McDonald, Netflix, Apple, Coca Cola y más.

De producto

Está enfocado en hacer que un producto se vuelva reconocible y distintivo, por lo que se trabaja con las funcionalidades o los beneficio que aporta. Para que sea efectivo, se le da al elemento un diseño y un conjunto de símbolos que les permita a los consumidores determinarlo de inmediato, aunque haya sido copiado.

De producto

Un ejemplo sobresaliente por su éxito es Google. Posee colores, tipografía y una imagen que lo convierte en el buscador de internet más usado en el mundo. Su facilidad de uso le ha otorgado un espacio en la mente y corazón de cualquier internauta en el mundo.

Personal

Se trata de un tipo de gestión donde no es la marca comercial lo que se posiciona, sino una persona o una marca personal. Hace referencia a la manera en cómo un individuo forma su reputación participando en diversas actividades, por ejemplo, en el cuidado personal o de los animales.

Personal

Esta construcción de imagen puede ser realizada desde el mundo del espectáculo, la política, el deporte, nutrición y más. Un ejemplo muy destacado en esta categoría son los influencers que poseen miles de seguidores en redes sociales como YouTube, Instagram, Tik Tok y más. Su forma de hablar o vestir le permite captar la atención y crear su imagen.

Co branding

Se trata de la fusión de dos empresas que se unen para generar mayor rentabilidad a través de la promoción de un producto innovador por un espacio de tiempo. Gracias a este tipo de gestión, ambas empresas pueden expandir su posicionamiento después de un largo estudio de mercado.

Co branding

Los ejemplos más destacados se pueden observar en la industria de los alimentos, donde unen dos tipos de galletas para potenciar el sabor. La Oreo se une a Milka para una galleta doblemente irresistible, Mc Donald ofrece hamburguesas con Coca Cola y salsa de tomate Kétchup Heinz.

De servicio

Es una de las gestiones que destaca las necesidades del consumidor. Las empresas que emplean este tipo de estrategias, sobresalen por ofrecer un servicio de primera con el fin de aportar valor. En empresas con éxito, las personas se vuelven tan dependientes, que las marcas se vuelven sinónimos del tipo de servicio que prestan.

De servicio

Un ejemplo muy conocido es Amazon, una empresa que conecta a miles de vendedores con clientes en el mundo, ofreciendo un servicio inmediato. Sin embargo, lo que le da valor es que el 98% de sus reseñas son positivas y la manera de enmendar un error de envío o distribución es admirable.

Emocional

Hace referencia a una estrategia que busca crear nexo emocional con el consumidor y para ello humaniza el producto, buscando captar la emoción, no la necesidad de la persona. Una correcta destreza en este campo va directamente a los miedos, deseos, esperanza y aspiraciones del cliente, ya que se vale de un aspecto psicológico.

Emocional

Uno de los ejemplos más destacados es el de Coca Cola que ofrece una bebida refrescante para compartir felicidad. Por otra parte, las empresas aseguradoras también hacen uso de este tipo de estrategia para crear una necesidad a través de la preocupación de asistencia médica y así comercializar sus pólizas.

Otros tipos

Existen otros tipos de branding que han surgido con la evolución de las tecnologías y la forma en cómo se concibe una marca. Estos se resumen de la siguiente manera:

  • Online: Hace uso de las redes sociales para crear estrategias y penetrar en un mercado más amplio donde la audiencia está conectada. Ayuda a crear relaciones profundas entre marca y persona, acercándola mucho más.
  • Employer branding: Se trata de crear una estrategia para dar a los empleados una imagen positiva de la empresa donde trabajan. Por ejemplo, los trabajadores de Apple son usuarios activos de sus productos, lo que mejora la imagen de la empresa.
  • Branding digital: Es una forma de evolución del branding, donde ahora se emplean recursos tecnológicos para conectar con la audiencia. Para ello se usa la publicidad digital, el marketing de contenido y la influencia de los medios.
  • No branding: Se trata de una forma minimalista y genérica de posicionar un producto. Aparece en los medios como simple y sencillo, de manera que pueda entenderse como de fácil acceso, pero muy efectivos en su utilización.

Para qué sirve

El branding sirve para ajustarse en épocas de cambio donde la competencia se incrementa cada vez más y es importante diferenciarse en el sector. Para lograrlo se emplea la madurez de la empresa, las diversas plataformas existentes, los tipos de promoción aceptadas por la audiencia y, especialmente, la originalidad.

Para qué sirve

Por otra parte, el branding como estrategia de marketing permite cambiar y modelar la imagen que poseen los consumidores de una marca. Al dar valor a las fortalezas, permite dejar huellas, estableciendo conexiones emocionales lo que hará que los consumidores prefieran un producto o servicio sobre otro.

Esta gestión es realizada por un brand manager quien se encarga de coordinar estrategias, ejecutar campañas, investigar el mercado y resolver los conflictos que se puedan generar. Además, tiene conocimiento de tipo psicológico que le permite llegar más allá de una forma de publicidad.

Diferencia entre branding y marketing o publicidad

La diferencia más sobresaliente es que en publicidad y marketing el punto de partida reside en el consumidor, sus necesidades y conocimientos, pero el branding se inicia desde la empresa, con una filosofía que le permite ganar identidad para llegar al cliente. Se puede decir que es una forma de gestión que nace del corazón del negocio.

El branding piensa, antes de lanzar un producto o servicio, que es lo que lo hace diferente y relevante en el mercado. Desde allí, construye valor, los comunica e identifica los atributos  que definen la identidad de la marca. Una vez definido, pasa al proceso de marketing y publicidad. No obstante, es importante destacar que, para lograr el éxito, todas son indispensables.

Referencias

  • Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Branding
  • Qué es el branding y cuál es su objetivo. Elisava: https://www.elisava.net/es/noticias/que-es-branding
Subir