Atrofia

Atrofia

La atrofia es la disminución del tamaño de la célula causada por la pérdida de sustancias nutritivas, lo que deriva en la falta de desarrollo de cualquier parte del cuerpo. Es una forma de respuesta adaptativa que llega a afectar varias células de un órgano, disminuyendo los componentes estructurales.

Se trata de un tipo de articulación con poco movimiento debido a la pérdida de masa celular, donde las células están vivas, pero tienen una disminución de sus funciones. Por tal razón, hay una involución funcional y estructural que puede ser producida por inactividad o por un desequilibrio en la síntesis de proteínas.

El vocablo viene de la palabra griega átrophos que significa “sin nutrición” y se ha acuñado el término con mayor relevancia a enfermedades de tipo muscular. En estos casos, hay una reducción del volumen, actividad, peso y formación de tejido por un retraso o inestabilidad en el proceso nutritivo celular del músculo.

Causas

Una correcta estructura celular es una expresión de equilibrio entre catabolismo y anabolismo, procesos de síntesis de proteínas. Al haber una inestabilidad, puede disminuir el número o tamaño de las células, las cuales pueden ser causados por:

Causas

  • Reducción de la cantidad de trabajo: Es frecuente en pacientes que están largos períodos en reposo, afectando la estructura ósea y muscular. Las células disminuyen en número y tamaño generando osteoporosis u otra enfermedad por falta de uso.
  • Disminución en el aporte de oxígeno: A esta condición se le conoce como isquemia y puede aparecer por una lesión en los canales que envían sangre oxigenada a las células.
  • Pérdida de la inervación: Se trata de una de las causas más comunes y se da en caso de lesiones irreversibles de los cuerpos neuronales donde no hay un estímulo nervioso, impidiendo el tono muscular. Un ejemplo es la poliomielitis.
  • Nutrición insuficiente: Se asocia con el uso del músculo esquelético como fuente de energía al agotarse las reservas del tejido adiposo o de azúcares en el organismo. Se refiere a la causada por un tipo de desnutrición.
  • Por presión: En este caso, la atrofia aparece por obstrucción debido a la compresión causada por masas tumorales o quísticas. Hay una presión en los vasos que impide la llegada del oxígeno y nutrición a la célula.
  • Disminución de la producción de una hormona: Es un tipo de atrofia endocrina donde por inactividad glandular no hay producción de hormonas, causando reducción en la función de órganos dependientes, por ejemplo, el endometrio.

Por otra parte, la atrofia puede ser causada por envejecimiento celular en tejidos que son permanentes o por la presencia de un daño tisular. El deterioro ocurre en mecanismos bioquímicos con consecuencias en el órgano o tejido.

Tipos

Desde el punto de vista microscópico, se pueden observar diversos tipos de atrofia donde el comportamiento celular es lo que indica la alteración. Dentro de las más comunes se pueden mencionar:
atrofia muscular

  • Simple: Se refiere a la reducción del volumen de los componentes musculares que causan una reducción del tejido u órgano. Es la más común y se puede experimentar a nivel general después de un ayuno.
  • Numérica: Viene dada por una reducción del número de células que puede afectar a cualquier tipo de tejido, especialmente aquellos que se renuevan constantemente, por ejemplo, los de la cavidad oral.
  • Degenerativa: Es causada por alteraciones en el citoplasma y en el núcleo de la célula que componen un tejido. Esta puede llevar a que haya una reducción considerable de la función e incluso necrosis.
  • Hipertrofia: Se trata de un tipo de atrofia donde hay un desarrollo excesivo de las células musculares, que en su mayoría es causada por un incremento del líquido que rodea los tejidos.
  • Pseudohipertrofia: Es cuando un órgano, que se encuentra en estado de atrofia, experimenta un crecimiento, probablemente en el tejido adiposo. Aunque se ve vigoroso, está desprovisto de fuerza.

Clasificación

Las atrofias se clasifican en patológicas y no patológicas. En la fisiológica o patológica, hay una causa, es decir, es generada por un problema alimentario, factores físicos, lesiones, insuficiencia circulatoria, enfermedades o un mal funcionamiento del sistema de nutrición celular. En ocasiones pueden ser de tipo congénita y viene dada por un daño durante el crecimiento fetal.

En esta categoría, también se pueden incluir las atrofias causadas por quemaduras, terapia con corticosteroides, artritis o desnutrición. Para quienes la desarrollan, por lo general deben aprender a soportar, ya que puede limitar movimientos del cuerpo o experimentar reducción de la fuerza por un período de tiempo o de manera permanente.

Las atrofias no patológicas son aquellas causadas por un evento transitorio en el organismo. Por ejemplo, quienes no usan los músculos por estar en una situación de reposo, quienes llevan una vida sedentaria o se encuentran en lugares donde no hay movilidad, como en el espacio. Esta se revierte con ejercicios.

La vejez puede llevar a algunos órganos a un estado de atrofia, especialmente en tejidos que son perennes, tal como los cardiacos y los nerviosos. Después de una fractura es posible experimentar atrofia, pues en la recuperación no hubo movimiento del área afectada.

Atrofias más comunes

Existen múltiples ejemplos de atrofia, ya que cada órgano del cuerpo puede estar expuesto a padecer esta condición. Sin embargo, dentro de las más destacadas en el campo de la salud se pueden mencionar:

Atrofia más común

  • Atrofia muscular: Se refiere al desgaste o adelgazamiento que experimentan los músculos o el tejido que lo conforma. Las causas suelen ser variadas y por lo general se experimenta con una parálisis parcial o completa.
  • Muscular espinal: Es una enfermedad hereditaria donde las neuronas y células de la médula espinal y del tronco se degeneran causando atrofia muscular progresiva. Aunque no tiene cura, la fisioterapia y los aparatos ortopédicos son de ayuda.
  • Cerebral: Representa la pérdida de neuronas y la conexión de células nerviosas que puede estar restringida a un área del cerebro. Puede arrojar señales de tipo motor, conductual o cognitivo y ser causado por lesiones, por ejemplo, ictus o padecer Alzheimer.
  • Cortical: Se trata de un síndrome degenerativo del cerebro que se presenta con dificultad para procesar lo relacionado con el sentido de la vista. Al empezar a experimentarla, se va agudizando hasta apreciar el deterioro de otras funciones.
  • Atrofia vaginal: Implica un adelgazamiento de las paredes vaginales debido a una disminución de la producción de estrógeno. Es posible que aparezca después de la menopausia.
  • Testicular: Hace referencia a un encogimiento de los testículos y es causado por el envejecimiento, tratamiento con esteroides, infección o una enfermedad en curso. Se presenta con dolor, reducción del impulso sexual o testículos blandos.

Hay una condición conocida como atrofia multisistémica  que involucra todas las funciones del cuerpo. Esta puede ser de tipo parkinsoniano que implica rigidez muscular o de tipo cerebeloso donde los problemas de coordinación son progresivos.

Diagnóstico y tratamiento

En la mayoría de los casos el diagnóstico incluye una evaluación médica que lleve a la realización de estudios especiales en función del tipo de atrofia presentada. Puede que sea necesario realizar tomografías computarizadas, electromiografías, estudios de conducción nerviosa y pruebas de sangre.

El tratamiento dependerá exclusivamente del tipo de condición que se presente. Por ejemplo, a nivel muscular se recomienda la electroestimulación con aparatos especiales según el músculo afectado. La fisioterapia, medicamentos, ejercicios, dispositivos de ayuda, entre otros, pueden ser indispensables para lograr el equilibrio a nivel celular.

Referencias

  • Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Atrofia
  • Manual de patología general: http://publicacionesmedicina.uc.cl/PatologiaGeneral/Patol_028.html
  • Atrofia celular. Fisiopatología básica: https://repositorio.ecr.edu.co/reda/OVAS/rehabilitacion/fisiopatologia/atrofia.html
Subir