Algesia

Algesia

Algesia es un término científico que describe la capacidad del cuerpo a sentir dolor. En medicina, se emplea para señalar niveles de dolor que sobrepasan los esperados por una afección específica. Muchos profesionales se refieren a esta afección con el término hiperestesia, que es una sensación exagerada de los estímulos táctiles.

Se trata de una respuesta al daño del cuerpo donde intervienen los receptores de dolor enviando una alarma al cerebro. Esta capacidad del organismo es lo que evita que una condición empeore, ya que de forma involuntaria impone restricciones para cuidar el área afectada.

En lo que respecta al vocablo, este proviene del griego “algos” que significa dolor, “sis” que indica una acción y el sufijo “iacualidad, lo que deriva el significado de algesia, sensibilidad al dolor. Es estudiado por una ciencia denominada algiología e históricamente ha sido tratado por los anestesiólogos.

Características

La algesia se caracteriza principalmente por la capacidad de modularse a los factores físicos y psicológicos del paciente. En algunos, la percepción sensorial se incrementa o reduce según el nivel cognitivo, el sexo, la edad, el estado de ánimo, nivel intelectual, cultura, ambiente y personalidad.

Las formas de evaluarlo implica la obtención de información como el comienzo, los factores agravantes y causales, el tipo de dolor, la localización, irradiación, severidad y duración. Además, se toma en cuenta la edad, la expresión física, la escala de discapacidad y en los pequeños hasta el llanto.

Características de la Algesia

Una condición exagerada de la algesia es la hiperalgesia. Se trata de una hipersensibilidad causada por daños corporales que reconocen el dolor o por alteraciones psicológicas, donde un trastorno incrementa el reconocimiento psicológico del dolor.

Sin dudas, es una de las principales causas de consulta al médico y puede presentarse en variedad de formas e incluso acompañada con otros síntomas.

Tipos

Por lo general, el término algesia es acuñado en patologías como el cáncer o a nivel de articulaciones. Aun en estas condiciones o de menor intensidad, el dolor se puede clasificar de la siguiente manera:

Según la duración

Puede ser agudo, aquel que es limitado en el tiempo, por lo que no posee o no logra desarrollar una connotación psicológica. Un ejemplo es el causado por una condición leve, una fractura o una lesión básica.

Por otra parte, se encuentra el dolor crónico que es el que no desaparece, por lo que llega a desarrollar un componente psicológico que puede llegar a incrementarlo. Por ejemplo, los dolores por cáncer.

Según la patogenia

En esta categoría se puede encontrar un tipo de algesia o dolor neuropático, nociceptivo o psicológico. El primero es el producido por una lesión directa en el sistema nervioso central o en las vías periféricas. Se describe como limitante, punzante, acompañado de parestesia, entre otras afecciones.

El dolor nocioceptivo hace referencia al frecuente, el que todos experimentan en cualquier ocasión y el psicológico está relacionado con el ambiente, muy típico del incremento del consumo de analgésicos.

En función de la localización

Según donde se encuentre localizado, la algesia puede ser visceral o de tipo somático. El primero ocurre por una estimulación anormal de las fibras nerviosas viscerales. Se trata de un dolor localizado, profundo, continuo que logra irradiarse a lugares muy lejanos con respecto a su origen. Es muy común en el cáncer pancreático y responde a opioides.

El dolor somático es el que se produce de manera superficial, en la piel, y se profundiza hasta llegar al músculo o los huesos. Por lo general, es punzante y se irradia por trayectos nerviosos, respondiendo a los analgésicos.

Según el curso

La algesia puede ser continua, es decir, persistente durante el día y con paso del tiempo. También, puede ser irruptivo, porque incrementa de forma violenta ante un mal movimiento del paciente o ante una acción voluntaria.

En función de la intensidad

Puede ser leve, aquel que no altera las actividades diarias. También, hay algesia o dolor moderado que, aunque interfiere con las actividades, se reduce con la administración de medicamentos. El dolor severo interfiere con la cotidianidad e incluso con el descanso, requiere de opioides.

Según la farmacología

La algesia puede responder bien a los opiáceos cuando son de tipo visceral o somático o ser parcialmente sensible cuando el dolor es de tipo óseo o en los nervios. Además, puede ser escasamente sensible cuando es por espasmo de la musculatura o destrucción de los nervios.

Funciones

La algesia en cualquiera de sus  medidas posee importantes funciones en el organismo. Lo principal es indicar que hay una lesión y que debe activar los mecanismos para evitar el estrés. Algunas de los más destacados son:

Funciones

  • Detector de una señal nociva: Se trata de una función realizada por un tipo de neurona que emplea receptores del dolor llamados nociceptores. Estos pueden ser térmicos, químicos o mecánicos, según el estímulo que los activa.
  • Mecanismo de protección: Hace referencia a reacciones rápidas que se generan a nivel de la médula espinal que permite retirar la mano ante un estímulo caliente o realizar una contractura muscular en caso de lesión.
  • Alerta general: Se conoce como estrés y es cuando se activa un sistema de vigilancia para que el organismo responda a cierta amenaza.
  • Mecanismo de analgesia: Se activan en ciertas circunstancias y permiten hacer frente a una amenaza, a pesar de existir dolor crónico.

Principales componentes

Toda algesia posee un componente sensorial que es el que permite detectar el estímulo en función de su naturaleza, por ejemplo, quemaduras, torsión o acción involuntaria. Además, le permite medir su duración, intensidad y evolución.

Por otra parte, hay un componente cognitivo y es el que se activa para dar respuesta a la amenaza, por ejemplo, atención, desviación y decisión sobre el comportamiento. También, hay que agregar el componente afectivo que es el que le da la connotación al dolor, sea desagradable, molesto, doloroso, entre otros.

Tratamiento

El tratamiento de la algesia depende exclusivamente de la causa. En la mayoría de los casos hay una terapia farmacológica que incluye el suministro de drogas o analgésicos para reducir el síndrome del dolor. Se puede acompañar con algún tipo de terapia según la zona, ya sea aplicación de corriente, masajes o electroterapia.

En casos muy severos se emplean los opioides, cuya función es bloquear los receptores del dolor para no sentir el estímulo. La anestesia tiene un efecto similar, puede ser general o específico e incluso afectar una parte del cuerpo.

Los tratamientos alternativos se han generalizado en los últimos años debido a que emplea medicina china o complementaria. Utiliza la acupuntura, el magnetismo, la depuración del organismo, suplementos naturales y propiedades de las plantas para reducir el estímulo doloroso.

Referencias

  • Qué es la algesia. Netinbag: https://www.netinbag.com/es/health/what-is-algesia.html
  • Tipos de dolor y escala terapéutica de la O.M.S. Revista Scielo: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0378-48352005000300006
Subir